Semana de la Arquitectura 2013. Arquitectos aprovechan su semana para denunciar la "agresión" a su trabajo. COA Madrid PDF Imprimir E-mail
Escrito por El Economista   
Martes, 08 de Octubre de 2013 09:26

Enlace al artícu.lo original

Madrid, 30 sep (EFE).- El decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), José Antonio Granero, ha aprovechado hoy la presentación del proyecto Piensa Sol en la primera jornada de la décima Semana de la Arquitectura, para denunciar que los arquitectos viven "los momentos más duros" para su profesión y una "agresión" que ya no pueden "soportar más".

En presencia de responsables del Ministerio de Fomento, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, entre ellos la alcaldesa de la capital, Ana Botella, el decano ha querido tener "tres minutos reivindicativos desde el compromiso de que las cosas pueden y deben ser de otra manera".

Ha comenzado por decir que los concursos y las licitaciones públicas "solo pretenden bajas de honorarios" de los arquitectos, a pesar de que en realidad estos "solo" representan el 2 % del coste del proyecto.

"Se pretenden rebajas temerarias" que dan lugar a "enormes desviaciones presupuestarias" y a "muchos concursos de acreedores", entre otras cosas, ha asegurado.

José Antonio Granero ha declarado que el COAM quiere "colaborar con las administraciones públicas en una nueva forma de contratación que genere mayores garantías" y que "controle el coste, la calidad y la responsabilidad".

Ha criticado también el anteproyecto de Ley de Colegios y servicios profesionales, "que realmente no cita a los arquitectos ni la arquitectura", que ha sido elaborado "bajo el mantra de la competitividad en Europa" y que "utiliza argumentos falaces".

Un anteproyecto que no ha dudado en calificar de "anticonstitucional, arbitrario y denigratorio", del que ha dicho que "no viene demandado por Europa" y que "supone la desregulación de la arquitectura".

A su juicio, ese texto legal "atenta contra un modelo de ejercicio profesional altamente valorado, un modelo que se basa en un tejido productivo de pequeñas y medianas empresas, pegado al lugar, al sitio y a las personas" y con el que los arquitectos españoles rechazan "la exclusividad de oligopolios ligados a otros intereses".