Carta abierta de la Arquitectura al Gobierno Español - Esteban Belmonte, Decano del COA Castilla la Mancha PDF Imprimir E-mail
Escrito por Colegio de Castilla La Mancha   
Viernes, 21 de Junio de 2013 08:58

Descargar original (pdf)
El Gobierno de un país se debe a los ciudadanos que lo han elegido de forma democrática para un período temporal, mientras que la Arquitectura es un bien patrimonial que pertenece a esos mismos ciudadanos los cuales tienen la obligación de recibirlo, cuidarlo, ampliarlo y transmitirlo a las futuras generaciones con un marcado carácter de intemporalidad.

Así lo propugna la CARTA EUROPEA DEL PATRIMONIO ARQUITECTONICO (1975) al exponer que “Todos somos responsables de transmitir al futuro el legado del pasado mediante una conservación integrada del patrimonio, donde tienen cabida tanto los monumentos importantes aislados como los conjuntos urbanos”.

El nacimiento de la democracia, que algunos sitúan en la antigua Grecia y supone el sistema de gobierno más representativo y plural de los conocidos, tuvo lugar en un momento en que una disciplina (Arquitectura) y una profesión (arquitecto) ya existían desde hacía mucho tiempo, haciendo posible su gestación a su sombra y cobijo. Durante siglos y siglos el poder público y la arquitectura han caminado en paralelo, casi de la mano, siendo sus artífices y responsables directos los políticos y los arquitectos aunque sus beneficiarios finales hayan sido y sean los ciudadanos, lo que indica el indudable carácter social que tiene la labor de ambos. En ese largo período de convivencia la arquitectura, disciplina que mezcla arte y técnica y cuyo ejercicio profesional realizan los arquitectos, se ha ido adaptando a las distintas y sucesivas disposiciones que desde elpoder político se han venido dictando con el fin de garantizar y mejorar las condiciones de uso, seguridad, habitabilidad y accesibilidad de los edificios y de los ciudadanos.

Cuando la Arquitectura ha tenido conocimiento de los distintos borradores, apócrifos o no, de la Ley de Colegios y Servicios Profesionales (LCSP), ha sentido la enorme tristeza de verse traicionada por la osadía de quien desde la falta de memoria histórica y cultural, desde el desconocimiento más profundo del sector, lo único que logra escastigar al mundo de la arquitectura y a la sociedad con falsos argumentos economicistas. A pesar de la profunda tristeza y preocupación iniciales, la Arquitectura se muestra convencida de que un Gobierno serio no va a volver la cara a unos profesionales y a una disciplina que formando parte de la “marcaEspaña”, han configurado un modelo de excelente cualificación, que no hace sino cumplir responsablementeante la sociedad lo que ésta le ha encomendado. Numerosos argumentos inducen a pensar así por razones derigor y lógica:

• La Arquitectura no es un coto cerrado, la ejercen quienes ostentan la profesión de arquitecto, para lo cual hay que estudiar arquitectura según dispone la legislación vigente aprobada por el Gobierno.

• En la Arquitectura, el arquitecto, por sus conocimientos transversales a todas las técnicas de la edificación, actúa como un coordinador de especialistas. Los proyectos parciales coordinados por el arquitecto, son una realidad que contempla la LOE cuando se requiere la participación de especialistas en distintas técnicas.

• Un edificio se construye para ser habitado por personas y forma parte de una ciudad o paisaje, que tiene una historia y es patrimonio de una sociedad que convivirá durante muchas décadas con él.

• Es falso que la LCSP introduzca mayor competitividad en el sector. Con una caída de la actividad de másdel 80% y con el 60% de los arquitectos en paro, no parece razonable pensar en un ahorro de costes pormayor competitividad.

• La LCSP sería contraria al sistema universitario español de títulos oficiales y a las exigencias de formaciónde la Directiva Europea, suponiendo una quiebra de las expectativas generadas en los planes de estudio.

• Supondría así mismo el incumplimiento de la Directiva Europea 2005/36/CE relativa al general reconocimiento de cualificaciones profesionales y en particular de la arquitectura.

• La LCSP no viene demandada por la implantación de la Directiva 2006/123/CE de Servicios del MercadoInterior, ya que la ordenación actual es compatible con ella.

• El texto conocido generaría una grave e innecesaria conflictividad jurídica y judicial en un sector que se encuentra consensuadamente ordenado y libre de luchas jurídicas.

• El arquitecto español, profesional de alta cualificación técnica, es demandado internacionalmente tanto para proyectar y dirigir edificios singulares y ciudades, como para ejercer la labor docente en las más prestigiosas universidades del mundo.

• Mantener la reserva de actividad que contempla la LOE resulta imprescindible para garantizar la seguridadde las personas y los edificios, seguridad que no es solo estructural sino compleja, global y total tal y comola define la Unión Europea y la propia LOE. Además garantiza la creación de espacios habitables y laprotección del importante patrimonio arquitectónico.

• En España los conocimientos formativos necesarios para realizar este proyecto global, con la debida transversalidad entre los sistemas constructivos, solo los tienen los arquitectos, al haber sido formados para ello de acuerdo con los planes de estudio aprobados y regulados ministerialmente.

• Un servicio profesional como el que ofrece el arquitecto garantiza protección social al ciudadano, y nocabe duda de que la supresión de requisitos para el acceso a ciertas profesiones, degradaría el serviciosocial que presta al reducirse las necesarias condiciones de cualificación y formación.

• El ejercicio profesional de la arquitectura y la ordenación del sector de la edificación según la LOE, constituye en España un modelo productivo de alta competitividad con notable influencia en los costes dela construcción, sin duda de los más bajos de Europa.

La Arquitectura que ha asumido siempre con responsabilidad su vertiente social y cultural así como la normativa y tecnológica, observa cómo en estos tiempos difíciles de profunda depresión económica, cuando muchos de los agentes implicados en el sector de la construcción han desaparecido literalmente, tan sólo arquitectos y arquitectos técnicos continúan respondiendo ante la sociedad y los ciudadanos con un gran esfuerzo económico por su parte.

Por eso la Arquitectura no tiene duda de que esa LCSP que no resulta adecuada sino contraproducente, que no beneficia al sector ni al ciudadano, a quien perjudica notablemente, no puede recibir el beneplácito del Gobierno.

Toledo, a 20 de Junio de 2013

Esteban Belmonte Martínez
Decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla La Mancha